La experiencia da identidad al SER-humano…… La reencarnación

Vidas simultáneas, distintos yo-es virtuales, El juego de la Gran Mente(software) por el UNO.

Conny Mendez, (libro) Metafísica 4 en 1.


«Y por qué no recordamos nada de lo que fuimos en vidas anteriores?»


preguntan siempre los estudiantes de la Verdad.


¡Qué bueno que es así! ¡Qué grande es el Amor de Dios y sus Leyes sabias!


Primeramente si yo te preguntara ahora: ¿Qué hisiste tú el martes pasado? A menos que esa fuera una fecha muy marcada para ti, me contestarias:

No recuerdo, tendria que recapacitar. Y Perderias el tiempo
recapacitando algo tan inutil, superfluo y tan poco provechoso como es traer el pasado al presente.


¿que ganarias con revivir esos dias pasados?

Nada, y probablemente revivirias algo desgradable,

porque siempre hay algo desgradable en el pasado.
Tu has sido criminal, preso, mujer de la vida, esclavo, etc.

Si pudieras rememorar esas epocas muertas, volverias a sentir todo lo desgraciado que fuiste.

Si lograras recordar la epoca en que fuiste reina o rey, pasarias muy malos ratos atestiguando las injusticias y las torpezas que cometiste; tu alma de hoy no podria soportarlo.



Te voy a decir lo que se siente cuando e regresa la mente a un pasado tan remoto.

Es como si a ti, acabado de bañar, empolvar y empapar de agua de colonia, te obligaran a meterte en un barrito de inmundicias, en el cual no te pudieras mover para sacar la cabeza y respirar.

Si alguna de tus vidas fue muy esplendida y regalada, al volver a tu estado presente te sentirias muy mal. Muy inconforme si notaras que esta vda es inferior a aquellas en ventajas materiales.


La vida es una escuela y cada vida es un grado más adelantado que el último. Si una vida es plena y la que le sigue es pobre, es porque se desperdició algo o se dejó de aprovechar y hay que rehaerlo de nuevo.


El Amor de Dios no conoce el «infierno». Nadie se condena eternamente; todo tiene perdón. Todos tenemos una
nueva oportunidad «y hasta setenta veces siete», como lo dijo Jesús.


El «Karma» es la Ley de Causa y Efecto; la casualidad no existe; todo tiene una causa, toda causa tiene un efecto.
Hay Karma bueno y Karma malo, ya los conoces; es la deuda que contraemos por el mal y el «cobro» por el Bien.


El Ser Divino es Señor del Karma. En Él no existe Karma. Entonces, ¿es posible borrar un Karma malo? Sí, miran-
do al Ser Divino; acostumbrándonos a habitar su morada. El Salmo 91 lo dice.

Además, al adquirir el ser humano lo que
se llama «la conciencia espiritual», que es el estar pendiente de cumplir las Leyes que he puesto ya, no se está bajo
las leyes materiales, se está «bajo la Gracia».

Se tiene el derecho de invocar las leyes superiores muchos de los efectos kármicos son disueltos automáticamente por efecto de que el individuo eleva a menudo su pensamiento.


Él mismo no se da cuenta de su privilegio, sino compara lo que le ocurre a otros y que le es evitado a él; en ese momento se asombra y se le ocurre que él está protegido por una Presencia invisible.


Las reencarnaciones cesan cuando el individuo ha desarrollado el amor por todos sin distinción. Cuando ya sabe colocarse en el lugar de otro y comprender el motivo que lo impele actuar como actúa. Cuando siente que no tiene nada que perdonar porque lo que quiera que te hayan hecho es simple-mente reacción natural de un plano inferior de evolución.


Ese individuo ya no tiene nada que aprender y no tiene que regresar a este Plano.


La Meta es el Amor. Los que han sido enemigos en una vida, a menudo nacen madre e hijo, o hermanos, en la próxima vida para obligarlos a amarse. La
Naturaleza siempre busca unir por medio del Amor. Curar y reformar por el Amor.



Autor: Conny Mendez, Libro: Metafísica 4 en 1.



Para finalizar:

La experiencia, da identidad al SER-humano.


Abrazos de Luz.