La Ralidad Substancial, la Verdad Funda-mental. EL TODO.


Sustancia>> lo que yace oculto bajo toda manifestación externa, la realidad esencial, la cosa en sí misma.


<<Sustancial>> quiere decir real-mente existente, el elemento esencial, el ser real, eterno, permanente, fijo.



Más allá de toda apariencia externa o manifestación, debe haber siempre una realidad sustancial. Esta es la ley.


El hombre, al considerar y examinar el uni-verso, del cual es una Unidad, no ve más que un cambio continuo en la materia, en las fuerzas, en los estados mentales.

Comprueba que nada existe realmente, que todo se transforma y cambia. Nada permanece: todo nace, crece y muere; tan pronto como algo ha adquirido su máximum de desarrollo, empieza a declinar;



la ley del ritmo se halla en constante operación; no hay realidades, nada es firme, nada duradero, fijo o sustancial, nada permanece; todo es cambio.


Todas las cosas surgen y evolucionan de otras. Hay una acción continua que es seguida siempre de su reacción correspondiente; todo fluye y refluye, todo se construye y derrumba, todo es creación y destrucción, vida y muerte.



Y si el hombre que hace tal examen y ve tales hechos fuera un pensador, comprendería que todas esas cosas en perpetuo cambio no pueden ser sino simples apariencias externas o manifestaciones de algún poder que se oculta tras ellas, de alguna realidad sustancial encerrada en ellas.



Todos los pensadores, de cualquier país o época se han visto obligados a afirmar la existencia de esta realidad sustancial. Todas las filosofías, cualquiera que haya sido su nombre, se han basado en esta idea. Los hombres le han dado muchos nombres: algunos la han denominado <<Dios>> ; otros, <<Energía Eterna>>; otros, <<Materia>>, etc., pero todos han reconocido su existencia. Es evidente por sí misma. No necesita argumentos.


Fuente: Libro EL KYBALIÓN – TRES INICIADOS.