La Salud como un Estado de Conciencia extracto del libro

Hola a todos, hoy agrego un extracto del libro, para profundizar aún más en conceptos como La Intuición inteligencia e intelecto.



I.K. Taimni, en su libro La Renovación de Sí Mismo señala que la intuición tiene varias formas de funcionar: comprensión, inteligencia, viveka o discernimiento y capacidad para reconocer y captar las Verdades de la Vida Espiritual.


Podríamos preguntarnos qué significa comprender. A veces se utiliza esta palabra como sinónimo de entender. Pero entender, es simplemente elaborar un concepto sobre algún tema u objeto; de modo que el entendimiento está ligado al intelecto concreto, que fija un concepto para cada cosa.


La comprensión, en cambio, significa captar el sentido y el significado de la cosa dentro de un concepto más amplio. Así mientras el entendimiento dice:
«Esto es una mesa y esto es una silla» porque percibe sus características distintivas de acuerdo con las leyes de comparación y semejanza, de opuestos, etc; la comprensión le otorga un sentido y un significado, más allá de sus características determinativas.


Para cada uno, la mesa y la silla tendrá un significado y sentido propio, particular, porque responde a cómo la representación mental de ese objeto es captada por la individualidad.


Con respecto a la inteligencia, hay que hacer la distinción entre el concepto de inteligencia y el de intelecto. Es función del intelecto elaborar teorías sore las cosas y situaciones, enlazando por medio de análisis un hecho con otro, a fin de describirlo.


La ciencia, en general, actúa por medio del intelecto; sus teorías son descripciones de la Realidad (lo que en la moderna concepción se llaman «mapas de la realidad»). La inteligencia, en cambio, constituye la capacidad de extraer la esencia sutil de los conocimientos logrados y su sabia aplicación a la vida diaria. Veamos un ejemplo. Frente a un hecho o situación, un individuo intelectual va a teorizar sobre él. Se dirá por ejemplo, aquí está operando el complejo de edipo, o bien, esto es una manifestación de la ley de incertidumbre de Heisenberg. Pero una persona inteligente captará rápida-mente lo que ese hecho significa dentro del contexto de la vida de un individuo y verá con claridad lo que está detras del hecho manifiesto.


Es que, mientras el intelecto parcializa, fragmenta, la inteligencia como manifestación de Budhi es integradora, capta la totalidad y puede ver las cosas tal como son.


El discernimiento, por su parte, es lo que permite distinguir lo real de lo irreal. Discernir es pasar por el tamiz todas las experiencias, deslindando lo permanente de lo transitorio. El discernimiento da claridad y ecuanimidad, pues permite «ver» detrás del velo.


Finalmente, la capacidad de reconocer y captar las verdades de la vida espiritual significa que se puede llegar a la Verdad sin usar la razón. Por medio de la Intuición, uno puede lograr la certeza de lo que es justo para uno y para cada situación, al mismo tiempo que es capaz de «empatizar» con todo y con todos, pudiendo sentir tanto la alegría como el dolor de los otros.


Budhi puede usar dos vías de manifestación. Si utiliza las funciones intelectuales, aparece como conocimiento espiritual (sería el camino del Jnana Yoga); pero si baja hasta las emociones, se reflejará como Amor Espiritual y éste es el camino del Bhakti Yoga. Un hombre que ha desarrollado ambas vías simultáneamente, poseerá un estado de Conciencia que será la síntesis del Amor y el discernimiento juntos. Ese estado se alcanza cuando el individuo ha logrado expulsar todo deseo o tendencia de autoglorificación y se ha entregado al servicio de los demás, manteniendo la pureza del cuerpo, las emociones y la mente, y aceptando las pruebas de la vida y del propio karma.


Algunos autores consideran también que la práctica del Mantra Yoga puede conducir a la Conciencia Búdhica.
Alineamiento del Vehículo Atmico: La voluntad no es una cualidad que nace espontáneamente, sino que es fruto de esfuerzos sostenidos durante vidas.
En su expresión más baja y ordinaria, es lo que conocemos como disposición para actuar, movimiento de las fuerzas o tendencias internas hacia la consecución de un objetivo. La voluntad implica direccionalidad, es decir, energía encauzada hacia una meta.


Así, se suele decir que una persona tiene voluntad, cuando consigue lo que se propone, es decir, es constante en la consecución de sus fines; y que carece de voluntad, cuando se da lo contrario. Esto nos lleva a la consideración del carácter de cada uno; tema que se expondrá extensa y detalladamente en el capítulo titulado Caracterología Yoga y Musicoterapia.


La voluntad es una potencia del alma que cobra real importancia en la modificación del carácter, puesto que si lo que se piensa y siente no se concreta en hechos, no se operan los cambios. Esto es fundamental para la evolución del alma, pues el carácter expresa las cualidades y defectos con que venimos al mundo (si tomamos en cuenta la definición del carácter. como el karma que traemos).


Esto que acabamos de explicar está realacionado con el concepto de Voluntad, desde el punto de vista ordinario o común; pero en los planos superiores, la Voluntad es el principio esencial de la Mónada que conlleva a su liberación. Por ende, todo el proceso de evolución del alma se podría decir que consiste en: «generar la Voluntad para ser y hacer de acuerdo con el propósito divino».
Sólo la Voluntad puede crear ese centro magnético interno alrededor del cual van a girar los múltiples yoes, de acuerdo con la Escuela de Gurdjieff.


El el plano Atmico, la Conciencia aparece como un átomo que palpita como si fuera un corazón, contrayéndose y dilatándose aceleradamente.
Cuando se expande, es omniabarcante; cuando se contrae, es un punto de diferenciación, es decir, una expresión de la individualidad. Por lo tanto, la evolución de la individualidad se hace a través del Plano Atmico. Dado que se fijan allí las pruebas que cada alma individual deberá pasar, en qué circunstancias y cuándo será el tiempo para enfrentarlas.


Libro: La Salud como un Estado de Conciencia. Un encuentro con el Yoga, la Musicoterapia y las medicinas alternativas para la armonización del cuerpo, la mente y el Espíritu

Autora: Mirta A. Cordoba de Parodi




Buddhi: es la facultad que está por encima de la mente razonadora, y es la razón pura, que ejerce la discernidora facultad de Intuición, de discernimiento espiritual.


Viveka: es un concepto de la filosofía india que significa «discriminación» o «discernimiento», y es la base del nombre monástico del primer líder espiritual hinduista que llegó a Occidente Swami Vivekananda y del título del libro del siglo XVIII Vivekachudamani.


Mapa de la realidad: Los “mapas” o representaciones de la realidad que cada persona tiene en su mente se refieren a dos dimensiones: cómo creemos que son las cosas, cómo nos gustaría que fuesen (o cómo creemos que deberían ser).


Complejo de Edipo: se podría situar, dentro del desarrollo infantil, en la etapa comprendida entre los 3 y 6 años. Esta etapa estaría caracterizada por el sentimiento de admiración, deseo y amor absoluto hacia la madre frente a la rivalidad, enfrentamiento, rechazo o incluso odio hacia el padre.


Ley de incertidumbre de Heisenberg: (Definición simple) afirma que no se puede determinar, simultáneamente y con precisión arbitraria, ciertos pares de variables físicas, como son, por ejemplo, la posición y el momento lineal de un objeto dado.


Ecuanimidad: es un estado de estabilidad y compostura psicológica que no se ve perturbado por la experiencia o exposición a emociones, dolor u otros fenómenos que pueden causar la pérdida del equilibrio de la mente.


Jnana Yoga: (gñana-ioga) o «sendero del conocimiento»​ es uno de los tipos de yoga mencionados en el hinduismo.


Bhakti Yoga: es el ejercicio conciente de mantener la llama viva del amor en la raíz del corazón y realizar las acciones como una ofrenda en el fuego del amor. La práctica del bhakti es despertar y cultivar «el amor divino» dentro del corazón. Se traduce Bhakti Yoga, como el Yoga de la Devoción



Abrazos