Parabolas del Tao. La vida es un equilibrio entre opuestos



La lógica va hasta el extremo mismo, la vida, nunca.

Así es como la lógica se pierde la vida, la lógica tiende a alcanzar una conclusión, la vida nunca concluye.

La vida no tiene conclusión, sigue, sigue y sigue sin ninguna conclusión. Existe sin ningun principio y sin ningun fin, está siempre en el medio, está siempre en el presente, es un proceso en curso. Es así como una mente lógica se va muriendo poco a poco, es así como la lógica se convierte en su propia caida. No concluyas. Vive sin conclusiones, esa es la única forma de vivir, porque solo entonces vives en el medio y el medio es el equilibrio.

La vida es un equilibrio entre opuestos, nunca llega a un fin, el equilibrio sigue y sigue es eterno.

Un hombre con discernimiento nunca llega a ninguna conclusión, no puede. Si la vida misma no es conclusiva, ¿cómo va a ser conclusivo un hombre sabio? si pides a Lao Tse una respuesta concluyente, se reirá, dirá eres tonto. El vive según la vida y la nota más básica cuando vives de acuerdo a la vida, es el equilibrio, nunca te vayas a un opuesto, no te aferres a una polaridad, porque entonces perderás el equilibrio.

Sucedió una vez que un grán rey tenia que decidir algo en contra de su corazón:

Dos de sus ministros habían cometido algun delito y el amaba mucho a esos ministros, incluso si habían cometido el delito, el queria perdonarles. Los amaba tanto, pero eso iba en contra de la ley del país y no hubiese sido un gran presedente. Asique había que castigarles, la ley del país decia que para un delito así, el único castigo era la muerte ¿Qué podia hacer? era dificil, pero encontró una salida, dijo:

tienen que ser condenados a muerte, pero les daré una oportunidad más de vivir, se pondrá una cuerda tirante entre dos colinas y si pueden caminar sobre ella y sobrevivir, les perdonaré. Era casi imposible, era imposible porque ellos nunca habian caminado sobre ninguna cuerda floja y mucho menos sobre una, entre dos colinas, sobre un gran valle, con la muerte por todas partes. Caminar sobre una cuerda floja es un gran arte, hay que aprenderlo, es una gran diciplina y ellos no habian soñado en su vida que tendrian que convertirse en equilibristas.

Uno de ellos no pudo dormir, durante toda la noche rezó a Dios para que le ayudase, ni siquiera pudo domar el te por la mañana. Cuando llegó al lugar en el que iba a suceder este prodigio, toda la capital se había reunido, el otro, sabiendo muy bien que no sabia nada acerca de caminar en la cuerda floja, que no había nada que hacer y que era casi seguro que iba a morir, decidió dormir bien, durmió. Por la mañana tomó su te habitual y caminó pausadamente hacia el lugar. El otro estaba temblando, febril, pero el estaba tranquilo, calmado, sabiendo muy bien que iba a sucederle la muerte y cuando es seguro para qué molestarse, muere tranquilamente.

Empezó a caminar sobre la cuerda y maravilla de maravillas caminó. Nadie podia creerlo, algunos equilibristas habían venido a mirar y ni siquiera ellos podían creerlo, era dificil, incluso para ellos. La distancia era demasiado grande y el peligro era excesivo, un mal paso, inclinándose un poco demasiado hacia la izquierda o hacia la derecha y te has ido.

Un pequeño desequilibrio y la muerte te espera en cada paso. Pero el hombre caminó y caminó muy pausadamente, tan pausadamente como si estuviese dando un paseo matutino, llegó a la otra colina.

El primer hombre estaba temblando, sudando y gritó al otro desde su sitio: por favor, dime cómo has caminado, para que yo también pueda hacerlo. El otro hombre le gritó: Dificil, porque no se cómo, sólo se una cosa así es como he caminado toda mi vida, no soy equilibrista, pero ahora se que lo soy, porque es así como he vivido toda mi vida, equilibrado, sin ir nunca al extremo o si me inclino hacia la izquierda, inmediatamente lo equilibrio, inclinandome hacia la derecha, no he hecho otra cosa.

Pero esto no te ayudará porque no es algo que se pueda aprender facilmente, si vives así, esta destreza te llega, recuerda la palabra destreza.

Una destreza llega cuando haces muchas cosas a traves de la prueba y el error, fracasando y levantandote, extraviandote y regresando. Miles de experimentos vividos y de pronto un día tienes la destreza, le has cogido el truco.

Una destreza es la esencia de muchos errores y equivocaciones de la prueba y el error. Algo crece en tí y una vez que lo sabes, puede olvidarlo, lo tienes siempre, no necesitas recordarlo. Si necesitas recordarlo, todavia no es una destreza, es algo de la mente, si es una destreza, se encuentra en la sangre, en los huesos, en la médula misma, en el Ser mismo y entonces te puedes olvidar de ello. Lao Tsé no tiene que recordar cómo tiene que caminar, cómo tiene que ser, no es una diciplina, una vez que lo sabes, lo sabes. Puedes olvidarlo y simplemente sacarlo de la mente, pero aún seguiras sin pensar en ello.

Una destreza no es ciencia ni arte, es una experiencia vívida, tienes que caminar en la vida y ver cómo te caes, tienes que observarte a ti mismo y observar cómo te vas por mal camino y la mente insistirá en ir hasta el mismo extremo, asique siempre cuando sientas un desequilibrio, equilibralo inmediatamente llendote al opuesto.

La mente es derechista, se mueve hacia la derecha, entonces nunca se mueve hacia la izquierda o bien la mente es izquierdista y entonces se mueve hacia la izquierda y nunca va hacia la derecha y existe un fenómento muy extraño, la mente se vuelve centrista, permanece en el medio, pero es tan fanática respecto al medio, como las otras lo son respecto a la derecha o a la izquierda.

Este hombre tampoco está en el medio, porque un hombre que está en el medio nunca es fanático, sólo los extremistas son fanáticos, se aferran a una posición determinada. El medio no es una posición, es una recuperación constante del equilibrio.

Intenta comprenderlo, este es el sentimiento más lleno de significado que el Tao pueda darte, el medio no es un estado fijo, es un movimiento que cambia constantemente, asique no puedes estar en el medio como el que está en la izquierda o en la derecha, no te puedes aferrar al medio. El que quiera estar en el medio, tendrá que inclinarse continuamente hacia la derecha y hacia la izquierda. A veces verás que es un izquierdista y a veces verás que se ha convertido en un derechista, tiene que caminar como un equilibrista, sólo entre estos dos extremos, equilibrandose constantemente, continuamente está el medio.

El medio es una situación viva, no es un punto fijo y algo que consigues para siempre, No. Tienes que conseguirlo momento a momento, una y otro y otra vez, observa a un equilibrista es una experiencia, una experiencia muy significativa para la vida qué hace, no está en el medio estaticamente, sino, se caería, nunca está estático y un solo momento es dinámico, cambiando continuamente, un flujo pero el flujo tiene un centro que equilibra, a veces se va a la izquierda, a veces a la derecha, es muy contradictorio, no es coherente. Si le pides coherencia, se caerá y morirá.

Cualquier posición estatica mata, ser estático es morir y morir inutilmente. Ser estático es perderse la vida, no, no puede permanecer en el medio, para permanecer en el medio tiene que moverse y equilibrarse constantemente, la vida está cambiando a cada momento.

¿Cómo vas tu a permanecer fijo? todo está cambiando a cada momento, nada permanece igual. Es una ilusión el que nada cambia, el flujo es realidad, en un mundo cambiante, en un mundo tan vivo, que vibra con vida, si te aferras a una posición estática estas muerto, estas buscando el suicidio, es por eso que todos los que hán llegado y concluido estan muertos.

Si has concluido que eres comunista, estas muerto. Si has concluido que eres capitalista, estas muerto. Porque a veces un comunista necesita inclinarse hacia el capitalismo para equilibrarse y a veces un capitalista tiene que inclinarse hacia el comunismo para equilibrarse.

La vida no está tan claramente definida como el pensar, el pensamiento es muy lineal, la vida es enloquecedora.

Sucedió una vez que un pollito estaba centado en un gallinero, totalmente como un buda, sin una sola preocupación en el mundo. Entonces apareció un hombre de repente, el pollito se asustó y huyó. Cuando volvió, el hombre se había ido pero habia un poco de maíz delante del gallinero, el pollito empezó a pensar, a darle vueltas, una curiosidad científica llegó a su mente: ¿De donde había venido este maíz?

Luego, al día siguiente, el hombre apareció de nuevo, el pollito huyó otra vez. Volvió, el hombre se había ido pero otra vez habia maíz, ciertamente, había alguna relación entre el hombre y el maíz, pero era demasiado pronto para que un pensador científico llegase a una conclusión. No quiso comprometerse a una teoría tan pronto, con tanta precipitación asique esperó.

El pollito debía ser realmente un científico, esperó y esperó y esperó y todos los días sucedió lo mismo.

Entonces, poco a poco, se materializó en su pequeña mente, la teoría de que había una relación de causa y efecto, siempre que aparecía el hombre, aparecía el maíz. Observó novecientos noventa y nueve veces, ahora era absolutamente seguro, había una relación de causa y efecto. Cuando aparecía el hombre, aparecía el maíz. El hombre era la causa, el maíz era el efecto, novecientos noventa y nueve veces eran suficiente. El pollito concluyó que había una relación necesaria, había experimentado, mirando y observado lo suficiente. Ahora podía decir que esto sucedia sin excepción, asique podía ser una ley, se sintió muy feliz y esperó al hombre, éste apareció por milésima vez. El pollo se acercó al hombre para agradecerle su amabilidad y éste le retorció el pescuezo.

La vida es asi, incluso si algo aparece novecientos noventa y nueve veces, no saques conclusiones, la milésima vez puede ser la excepción y esto no es solamente una historia, ahora está surgiendo y tomando fuerza en círculos científicos la filosofía de la incertidumbre. Despues de Heisenberg, la ciencia no es tan segura como solía ser antes, ahora dicen que todo es incierto y que la seguridad es aproximadamente segura no absolutamente segura.

Novecientas noventa y nueve veces, muy bien, pero entonces viene la excepción, incluso la ciencia está sacudida, tiene que estarlo porque también trata con la vida. La vida no puede ser reducida a una relación científica de causa y efecto, la vida sigue siendo misteriosa. Para permanecer en el medio, si te mantienes en el medio, errarás. Este es el misterio de la vida, para permanecer en el medio, tienes que estar moviendote constantemente a la izquierda y a la derecha, solo entonces puedes permanecer porque el medio no es un punto fijo. El medio, de hecho, no es nada que esté fuera de tí, el medio es algo que está dentro de ti, un equilibrio, una música, una Armonía y por todo esto debes tener siempre presente que con cualquier cosa que hagas en demasía, encontraras que há sucedido lo opuesto a ella.

Persigue demasiado el dinero y al final encontrarás que eres un bendigo, que estas vacio, has perdido toda una vida, te perdiste todas las riquezas que la vida podía haberte dado porque perseguias demasiado las riquezas.

Persigue la felicidad y vete al extremo y serás el hombre más desgraciado del mundo. Para ser feliz, es necesario no perseguir demasiado la felicidad, a veces hay que olvidarse de ella, a veces, incluso hay que disfrutar la infelicidad.

Estoy diciendo que para ser feliz, a veces hay que disfrutar la infelicidad, es tambíen parte de la vida y es hermosa, asi que manten el equilibrio. Si te estas riendo las veinticuatro horas, tu risa se volverá neurótica, ya no será risa, te volverás loco. Para que la risa siga siendo viva y sana, las lágrimas son también necesarias, no puedes reirte las veinticuatro horas.

Mira a los niños porque ellos son seres puros y reflejan las cosas con absoluta claridad, son como espejos. En los pueblos sin un niño se rie demasiado, las madres dicen no te rias demasiado, sino llorarás. Hay algo de sabiduría en ello si un niño se rie demasiado, está destinado a llorar, puedes verlo, se ríe, se ríe, se ríe y de pronto se pone a llorar, la risa llegó al extremo y se convirtió en llanto, no puedes ser feliz las veinticuatro horas, la infelicidad es una relajación. No puedes ser feliz las veinticuatro horas. La felicidad es una relajación, es caminar en la cuerda floja y el hombre es tonto porque es demasiado lógico.


Fuente: el Peldaño (link en la sección Videos)



Abrazos